La Legitimación de la Democracia

“La democracia es, antes que nada y sobre todo, un ideal. […] Sin una tendencia idealista una democracia no nace, y si nace, se debilita rápidamente. Más que cualquier otro régimen político, la democracia va contra la corriente, contra las leyes inerciales que gobiernan los grupos humanos. Las democracias, las autocracias, las dictaduras son fáciles, nos caen encima solas; las democracias son difíciles, tienen que ser promovidas y creídas.” Giovanni Sartori[1]

La democracia en América Latina no ha podido consolidarse por lo desafíos y retos que surgen. La mayoría de lo países que componen la región pasaron por un proceso en donde la democracia y la participación eran inalcanzables, ahora casi todos los estados cuenta con este instrumento pero no se ejerce de la manera en que se había pensado.

La democracia ha perdido la función esencial que es la de legitimar las acciones en donde se hace presente. Ha perdido la credibilidad por los constantes actos de corrupción, la incapacidad de mantener un estado de  derecho, la debilidad de su sistema electoral y los actos realizado por los mismos dirigentes políticos que no son capaces de respetar a esta institución.

Uno de los  principales desafíos que enfrenta la democracia en México es volver a generar la confianza entre sus ciudadanos, permitir que su decisión se respete. La población debe estar satisfecha por los resultados obtenidos, pero esto suena lejano si tomamos en consideración las últimas actuaciones del Instituto Electoral. Este permitió el registro de un candidato independiente, El Bronco, con miles de firmas falsas.  Legitimando su participación en la contienda presidencial, no obstante, el Instituto Nacional Electoral es quien coloca barreras que impiden el ingreso de nuevos actores políticos, estos actos no permiten la creación de una democracia de manera integral dado que no es capaz de promover el respeto de los derechos políticos.

   En 2018 seremos testigos de lo que pasara con nuestra democracia, ¿Será respetada? ¿Acaso nos van a engañar con nuevas tácticas? Hagamos valer nuestra voz y decidamos qué queremos, necesitamos estar informados para ejercer un voto útil, un voto pensado, un voto libre de toda amenaza.

Generamos una democracia con bases sólidas cuando la participación de la ciudadanía se hace  presente. Es posible un cambio si todos participamos, hace falta regímenes democráticos que garanticen el libre ejercicio del voto, y fomenten la participación ciudadana mismo que permita aumentar la cohesión social.

La democracia no es una meta que se pueda alcanzar para dedicarse después a otros objetivos; es una condición que sólo se puede mantener si todo ciudadano la defiende”  Rigoberta Menchú.

[1] Filósofo italiano, prestigioso pensador especializado en el análisis de la política comparada

Autor: Marce Hernandez

Estudiante de Derecho. La justicia y el respeto son dos valores que considero esenciales para la realización humana, además de la humildad y dignidad. La economía y la política son temas constantes que necesitan reflexionarse, con pensamiento critico y abierto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s