Poder Económico VS. Poder del Pueblo

” (…) Tener dinero no es pecado y no es necesario expropiarle a nadie. Pero sí es urgente cortar el cordón umbilical entre el Estado y los grandes empresarios para abrir paso a la libre competencia y la democracia”

-John M. Ackerman (RT en Español)

Luego de décadas de pasar desapercibidos, parece que por fin se hace presente la valentía de señalar el grado de responsabilidad de la élite empresarial mexicana por los grandes problemas que enfrentamos. Empieza a ver la luz, el hecho de que algunos han acumulado fortunas a raíz de pactos en lo oscurito con los peores exponentes de nuestro sistema político.

Así lo revela la revista Proceso en su reportaje especial La élite del poder, colusión de magnates y políticos, a cargo de Arturo Rodríguez, Mathieu Tourliere y Areli Villalobos.

¿Quiénes son parte de esa élite?

“Es la élite de la iniciativa privada que domina los distintos sectores económicos del país y que durante décadas ha salvaguardado sus intereses financiando campañas presidenciales, recurriendo al chantaje e impulsando cercos publicitarios a medios de información. Se trata del Consejo Mexicano de Negocios, del que Proceso presenta un perfil e identifica a varios de sus miembros. Esta exclusiva cúpula empresarial, beneficiada (en parte) de las privatizaciones que han operado diversos presidentes, tiene su origen en 1962, cuando respondió al interés de frenar el desarrollo de la izquierda en México

“Sus refrescos, panes, tortillas, latas, medicamentos, cervezas y licores surten todas las tiendas del país. Controlan los principales espacios de distribución (Soriana, Chedraui, La Comer y Oxxo, entre otros), tienen bancos y aseguradoras, manejan las telecomunicaciones y parte del contenido mediático, detentan las concesiones mineras más redituables, operan las principales empresas de transporte y producen la mayor parte del cemento, del acero y de la pintura.”

Lo anterior es sólo una mera introducción al extenso e interesante reportaje que te invito a leer. Conozcamos más de los hombres de negocios que han resultado cruciales para que lo más nefasto de México llegara a la silla presidencial, que juntos, con su política neoliberal, cavaron la tumba de nuestra economía, porque el 2018 pinta para ser el año en el que eso se termina.

¿Por qué?

Porque el enojo social (que no es irracional) ya no puede ocultarse más, prueba de ello es que los indígenas wixárikas en Jalisco, decidieron impedir el paso a toda campaña política que pretenda ingresar a su territorio.

“No queremos a los políticos porque en campañas vienen y nos prometen cosas, qué nos van a resolver los problemas de las tierras, pero nos olvidan después de las elecciones, ya nunca regresan, dice Gerónimo Gutiérrez a La Jornada.

La nota publicada el pasado sábado 12 de mayo, afirma que “su reclamo central es que les devuelvan tierras que históricamente les pertenecen pero que han sido invadidas desde hace 300 años”, así como que “los indígenas han ganado juicios en tribunales agrarios, pero aseguran que ganaderos de Nayarit se niegan a cumplir las sentencias”

Lo más llamativo es la advertencia que han lanzado con respecto a las próximas elecciones:

“‘No las vamos a permitir (las elecciones), si no nos resuelve el Gobierno Federal’, indican. De cumplir la amenaza dejarían de votar 7.599 personas de los municipios de Mezquitic y Bolaños, asegura Santos Hernández, líder de la comunidad indígena.”

Este pueblo originario demuestra que habla en serio, vigilando día y noche sus poblaciones desde el pasado 30 de abril, ¿acaso podemos culparlos?

Se sienten abandonados, millones de mexicanos también nos sentimos así. Mientras los políticos prefieren reunirse y pactar con gente de dinero, poblados como los de los wixárikas no son visitados por un solo político si no hay una campaña electoral de por medio.

Y así pasa con la sociedad en general, prometen todo en campaña y cuando llegan al tan anhelado puesto, sufren de amnesia. Hoy este contexto nos demanda fortalecernos como ciudadanía y aprender a exigirle a los poderosos, porque sin nosotros, no tendrían NADA.

¿Qué opinas tú?, ¿quién ganará la batalla entre el dinero y el hartazgo?

Autor: Alfredo Ruiz

Estudiante de la Universidad Nacional Autónoma de México. Director de Difusión Cultural del Club de Oratoria y Debate de la Facultad de Derecho. Sígueme en Twitter e Instagram: @alfredorzmz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s