Cambiemos.

¿Cómo vivir en un mundo irreal? Es muy sencillo, sal a la calle y hazlo.

En estos últimos días –como ya habrás notado- el anhelo de cambio político ha tomado la cima y la guía de todos los caminos de cambio, desde el económico hasta el social, no olvidar el laboral. TODOS. Y lo es porque se ha acumulado durante seis años. Anhelo nunca alcanzado. Realidad frustrante que nos lleva a la ilusión.

El individualismo colectivo presente en la sociedad es una causa de la desigualdad brutal con la que vivimos, pero además, es uno de los principales escenarios para que los problemas crezcan, los valores se pierdan y aparezcan los políticos como los oradores del pueblo para hablar a nombre de este. Es lamentable cuando la voz popular se borra a través de una simple persona que pretende ser ella.

Cuando las personas otorgan su confianza a otra para que los gobierne no necesariamente sucede porque lo merezca, lo hace –quizá- porque la esperanza de cambio es más reclamable cuando se deposita en una persona. El político es uno más dentro de la sociedad, pero es alguien que habla en un entorno cargado de ilusión con palabras convincentes que poco atienden a la realidad. Hablan de un pasado tergiversado y un futuro anhelado. Valores del pasado. Servir para un mejor futuro. Palabras de más en bocas de unos cuantos.

Cuando los anhelos de unos cuantos se unen, el cambio es la consecuencia, pero para ello se debe entender que es necesario, de alguna manera aferrarse al futuro y ya no al pasado, Es necesario darse cuenta que las crisis de una sociedad son consecuencia de la política ¿Y qué es la política sino el reflejo de una sociedad? Cuando esta se hace sin valores y desde un punto de vista individualista, los resultados son caóticos, solo basta voltear hacia cualquier punto para darse cuenta. Pobreza, desigualdad, conflicto de intereses, corrupción… realidad.

Cuando se supera el individualismo, se atiende a la sociedad con esfuerzo, perseverancia, determinación… con valores, del mismo modo que los portadores del cambio, llamados revolucionarios, en su momento lo hicieron. Una sociedad que no rescata sus valores, esta condenada desgraciadamente, a la barbarie, a seguir bajo una ilusión, bajo la representación de uno que des-interesadamente habla por todos.

Las generaciones de hoy son las portadoras del cambio, luego entonces… cambiemos.

Autor: Emmanuel Robles

Estudiante de Facultad De Derecho UNAM, Fundador de Semanario Revueltas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s