¿El sexenio del empleo?

Este sexenio ha tenido como prioridad el trabajo, en el último trimestre de 2017 disminuyó el desempleo a su tasa más baja, pero gracias al aumento de empleos informales y mal pagados.

Lo anterior acompañado de las recientes reformas en el ámbito laboral han desprotegido a los trabajadores, sin menos prestaciones y más horas de trabajo.

Sí fue un sexenio de trabajo, pero de trabajo con pésimas condiciones, ha tenido que aceptarse porque no hay otra opción, con un salario mínimo y precario. De acuerdo a la Ley Federal del Trabajo, la contraprestación debe de alcanzar para cubrir sus necesidades familiares.

Artículo 90. Salario mínimo es la cantidad menor que debe recibir en efectivo el trabajador por los servicios prestados en una jornada de trabajo.

El salario mínimo deberá ser suficiente para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia en el orden material, social y cultural, y para proveer a la educación obligatoria de los hijos.

Se considera de utilidad social el establecimiento de instituciones y medidas que protejan la capacidad adquisitiva del salario y faciliten el acceso de los trabajadores a la obtención de satisfactores.

El salario mínimo se mantiene en $88.36 pesos diarios, lo cual no alcanza para la canasta básica. Presumen su aumento de unos pesos como si eso realmente fuera un logro. No sólo se trata de un aumento sino que las empresas incluyan el pago de horas extras, primas dominicales, vacacionales, aguinaldos y demás, que deben ser certeros y pagados en forma.

En alguna de las propuestas del candidato Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, hizo referencia a un salario que se base en la capacidad y conocimiento de los trabajadores. Esto bien podría decirse que atenta contra la igualdad dado que no todos poseen la misma experiencia ni han tenido la oportunidad de fortalecer sus conocimientos. Resultaría contraproducente para el trabajador ya que las empresas se justificarían en su escaza capacidad o experiencia laboral para pagar menos del mínimo.

Las modificaciones en cuanto a las condiciones del trabajador propician cambios en todos los ámbitos ya que le permitiría desarrollarse. No solo a él sino que genera un incentivo para la empresa dado que ahora el trabajador adquirirá productos que quizá la misma empresa produce.

Necesitamos un cambio en el ámbito laboral que tenga por objeto beneficiar al trabajador y no a la empresa. Una igualdad de condiciones que propicie el conocimiento, habilidades y capacidades de los trabajadores, sobre todo un cambio en el salario que recibimos, justo y suficiente para cubrir las necesidades básicas

El gobierno y la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos deben tener como prioridad al trabajador y realizar las modificaciones correspondientes con mayor objetividad y eficacia, así como establecer las bases de una política salarial tendiente a recuperar el crecimiento económico y la estabilidad del trabajador. Pero se requiere un compromiso por parte de las instituciones, con estrategias de desarrollo vinculadas a la igualdad, así podremos desarrollar una sociedad con mayor competitividad en donde la mayoría de sus habitantes cuenten con una mayor capacidad adquisitiva.

Autor: Marce Hernandez

Estudiante de Derecho. La justicia y el respeto son dos valores que considero esenciales para la realización humana, además de la humildad y dignidad. La economía y la política son temas constantes que necesitan reflexionarse, con pensamiento critico y abierto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s