La civilidad y la corrupción

En estos días de campañas y elecciones, el tema que anda en boga de todos es la corrupción, ¿Quién es el más corrupto?, ¿Con cual de los candidatos habrá un cambio verdadero?, para serles sincero, ¡no depende de ninguno de ellos!

En Mexico hemos tenido alternancia en gobiernos federales, estatales y municipales, aunque no hemos tenido cambios sustanciales en temas de corrupción y los gobernantes aprenden muy rápido los vicios que pueden llegar a ser los culpables de que se vuelvan seres corruptos. Entonces, ¿Quién tiene la culpa de la corrupción?

El tejido social está roto, las personas ya no creen en quienes los representan y mucho menos quieren participar en temas políticos, cada vez más son intolerantes a temas relacionados con él gobierno y la política, o a veces al contrario, soy muy participativos pero su participación se vuelve fanatismo.

La educación y los valores, a mi parecer son la clave para poco a poco erradicar la corrupción, ojo, no con esto estoy siendo que estoy en contra de temas tabú que existen en la sociedad al mencionar los valores; los valores que en este artículo voy a enarbolar son el respeto a los demás y a las normas de conductas básicas, como saludar, despedirse, dar el paso, valores básicos que nos enseñan nuestros padres y sino, en la escuela.

Son valores que quizá hemos olvidado, valores que ya a mucha gente les importa cada vez menos, pregúntense ¿He saludado a mis compañeros de trabajo o escuela cuando llego? ¿Me despido? ¿Cuando manejó mi coche doy el paso? Y así podría seguir con muchas preguntas para reflexionar.

En mi opinión, no se trata de Repúblicas amorosas, se trata de educación, tampoco estoy hablando de una reforma educativa, estoy hablando de una reconstrucción de nuestros valores, tenemos que ser íntegros, veamos a nuestro alrededor, ¿A cuantos hemos saludado hoy? Es más para los que usamos redes sociales ¿Has dejado en visto a alguien por flojera? Hasta en eso debe existir educación.

Cuando tengamos estos valores bien puestos, sabremos lo que debemos hacer cuando nos ofrezcan darle una mordida al servidor público, mejor pregúntate ¿Hice algo mal para merecer esta multa o sanción? Y si la respuesta es SI, asume las consecuencias, pero si la respuesta es NO y solo se trata de una extorsión, denúnciala, no te de flojera ir al juzgado, evitemos que haya servidores públicos que pidan mordidas.

Me dirás: “Pero también es culpa de nuestro sistema” , si, te doy la razón, pero para cambiar el sistema tenemos que prepararnos no solo académicamente sino también aprender a ser personas sensibles a los demás, a escuchar, a observar y cuando sea necesario apoyar a los demás.

Te pido reflexiones, date cuenta cuántas personas no respetan si quiera atravesar la calle por los pasos peatonales, cuantos te empujan, cuantos te gritan y cuantos no te saludan aunque te conozcan… Es tiempo de imaginar un nuevo país, porque otro México es posible, con ciudadanía con valores y responsable.

Autor: Gabriel

Abogado de profesión, apasionado de la política, tecnología y deporte... No importa la derecha, centro o izquierda siempre que se vea por la comunidad, defensor de injusticias, crítico de cinismos y sobretodo congruente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s