Los obstáculos de la cuarta transformación

 

¿Quienes no quieren a Obrador? ¿Qué factores impiden la cuarta transformación de México?

Cuando Andrés Manuel López Obrador declaró que quería encabezar “la cuarta transformación del país” se generó una polémica que distorsionaba el mensaje original. Muchos salieron a decir que esta declaración no hacía otra cosa que ejemplificar el egocentrismo de AMLO comparándose con Benito Juárez o Ignacio Madero.

Otros advertían del carácter populista del candidato de la izquierda argumentando que estos dichos se parecían al de los caudillos latinoamericanos. Como siempre, todo quedó en el terreno de la calumnia y la manipulación.

No se trata de comparar a Obrador con el “Benemérito las Américas” o el “mártir de la democracia”; se trata de establecer las bases que permitan conducir al país a un cambio profundo que lo libere de sus problemas más graves: pobreza y corrupción. Cualquier distorsión al discurso es digno de la derecha. En este ámbito ¿Es incorrecto anhelar una “cuarta transformación”? Para nada.

Durante los últimos años el país ha sufrido un saqueo inaudito, la entrega de sus recursos naturales a corporaciones extranjeras ha sepultado todo rastro de soberanía nacional  y la concentración de riqueza sigue perteneciendo a una elite que no está dispuesta a perder sus privilegios.

¿La cuarta transformación de México sigue sonando a un discurso populista o es acaso la única vía de justicia? Acabar con la corrupción, garantizar la educación y la salud como derechos públicos y acabar con los privilegios de la élite política no es ningún acto populista; es el mayor ejemplo de justicia social y México debe empezar a cambiar ya.

Quitarle a los expresidentes sus pensiones no es ninguna venganza, es el trato justo a una minoría acostumbrado a la impunidad y el gasto desmedido. Felipe Calderón pide que no le quiten su pensión porque ya no tendrá su servicio de seguridad. Lo entiendo. Nadie quiere vivir en un México inseguro y lleno de violencia. Claro, provocado por Calderón.

Todos los que decían que México se caería a pedazos con el triunfo de AMLO tenían razón. Se caen a pedazos las bases del México corrupto, de los periodistas alineados al sistema, de los políticos sinvergüenza, de los que pensaban que sus privilegios serían eternos.

México quiere una cuarta transformación. México necesita (urgentemente) una cuarta transformación.

Autor: Yas a Secas

Mexicano y zurdo. Política e historia como pasiones. Correctactamente incorrecto. Licenciatura en Ciencias de la Comunicación. Creyente de nacimiento, hereje por convicción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s