Amor no es igual a violencia.

La violencia en el noviazgo se define como todo ataque intencional de tipo sexual, físico o psicológico de un miembro de la pareja contra el otro. Comúnmente este tipo de relaciones son consideradas como un circulo vicioso en el que el/la agresor/agresora tiende a arrepentirse del acto cometido y pedir disculpas, argumentando que no volverá a pasar, aunque tiempo después vuelva a cometer el mismo acto. El noviazgo violento comienza de muchas maneras, principalmente por romantizar ciertos comportamientos que se consideran adecuados o apropiados de una “relación perfecta”, como los estereotipos lo han planteado durante años. La cultura del amor romántico ejerce una enorme influencia en todas las personas, en su mayoría en el público adolescente. Una visión excesivamente romántica del amor puede contribuir a que las personas toleren una relación asfixiante en la que el sentimiento amoroso se utiliza como justificación del control que la pareja pueda ejercer.

Un claro ejemplo de lo mencionado anteriormente son los celos amorosos. Una persona celosa ansía poder y desea tener la exclusividad de este poder, por lo tanto, en el caso de los celos amorosos la persona en cuestión quiere ser amada de forma única y exclusiva y dominar a la otra parte en la relación. Esta forma de dominio sobre la persona comienza generalmente prohibiendo ciertos comportamientos, como hablar con alguien del sexo opuesto, salir con amigos o incluso salir sin ningún tipo de compañía, llegando en ocasiones al extremo de ejercer violencia tanto física (empujones, rasguños, golpes, etc.)  como moral (chantajes, amenazas, insultos, groserías, etc.) para conseguir su propósito de mantener sumisa a la pareja.

pareja-peleando021
Foto: Guioteca.com

Para ilustrar esta situación se encuentra el caso de la joven Anayetzin Damaris Fragoso González, de 26 años de edad, cuyo cuerpo fue encontrado el pasado 8 de octubre del 2017 envuelto en una sábana dentro de un clóset, en un apartamento en la Colonia Lindavista. Según la investigación sobre los hechos, se dio a conocer que fue Omar Octavio (ex novio de Anayetzin) quien la privó de la vida, luego de tener una discusión en dicho apartamento debido a que Anayetzin le dio a conocer que tenía dos meses de gestación. Como respuesta, Omar negó que el bebé que esperaba fuera de él, y enfurecido por los celos la agredió a golpes para después apuñalarla 16 veces en el vientre.

anayetzin
Foto: Proceso.

Al respecto, cuatro personas me han contado su experiencia en este tipo de relaciones violentas con el fin de hacer reflexionar al lector y de identificar los puntos comunes que comparte cada relato, además de hacernos ver que estas situaciones están más cerca de lo que creemos y que en cada una nunca es tarde para un cambio. La información presentada será expuesta de manera completamente anónima a excepción de una de ellas.

 Persona 1. Mujer.

“Estuve trabajando en un lugar donde estaba a gusto con la paga, el horario y ambiente laboral. Cuando él se enteró, me pidió que termináramos, porque yo le gustaba al pendejo de mi jefe y seguro yo le iba a corresponder que no era posible que mi prioridad fuera eso, que ahí se veía a quien quería realmente y que odiaba que todo me valiera madre siempre, pero que estaba bien, que me fuera con mi pendejo ese. Debido a eso yo decidí prometerle que me saldría en un mes porque yo lo prefería a él, que el trabajo no era prioridad para mí, que él era mi prioridad y también la escuela, pero no quiso escuchar. Terminamos, regresó con su ex y yo tontamente cumplí con mi promesa y decidí abandonar mi trabajo al mes, como le prometí, aún cuando él y yo ya no estábamos juntos […] en los últimos días que estuvimos juntos me daba cachetaditas, que según él eran de juego, aunque muchas veces le decía que no lo hiciera porque no me gustaba, siempre lo hacía cuando se refería a mis weyes.

Me molestaba que no confiara en mí y también me ponía triste, bajaba mucho mi autoestima con sus comentarios y reacciones. Primero empezó celándome poquito y a mí me daba ternura, pues se veía muy inocente, pero después todos esos celos se convirtieron en motivo de todas nuestras peleas”.

Persona 2. Hombre.

“Todo empezó como por celos, o sea pero era del clásico celo inocente como de ay es que no quiero que me dejes, o me da miedo perderte, lo normal, lo que creo que todas las parejas lo tienen un poco, no es malo hasta ese punto. Ya después de eso fue aumentando, no me dejaba hacer mis cosas, se enojaba cuando salía porque pensaba que iba a estar con alguien más cuando realmente sólo salía a jugar futbol. Llegamos al clásico punto donde en WhatsApp si las palomitas no están azules, ella creía que yo estaba en otro chat y que la estaba engañando, al punto que ella quería que le enseñara mis conversaciones.

Se volvió una posesión, porque yo me sentía como un objeto y ella prácticamente me quería sólo para ella, yo dejé de tener una vida porque sólo vivía para ella, para hacerla feliz aunque yo ya no lo fuera. Me vestía como ella me decía que me vistiera, le dejé de hablar a mis amigos cercanos para que no se molestara y me alejé de muchas personas. […] Cuando se enojaba mucho me hacía sentir muy mal porque sabía qué decirme para herirme. La verdad me sentía muy mal porque abandoné todo y como dicen, pues los amigos duran más que las relaciones, entonces no tienes por qué abandonarlos”.

Persona 3. Mujer.

“En mi última relación al principio parecía ir todo bien y no había problemas más allá de los que consideramos comunes, un poco de celos, un poco de aquella protección que consideraba necesaria pero después de un tiempo los celos desaparecieron y surgió un desinterés hacia mí pero aquella protección aumentaba, él me limitaba las salidas o me reprimía constantemente que cuando tomaba desconocía y que eso me llevaba a besarme con otros o simplemente olvidar que tenía una relación con él, siendo que era todo lo contrario. En múltiples ocasiones yo me encontraba a su disposición y sólo podía relacionarme con mujeres, con ningún hombre.

Cuando se molestaba no me dirigía la palabra o se aislaba de mí y al momento en el que yo buscaba una solución al problema, en contadas ocasiones se atrevía a empujarme o gritarme enfrente de nuestros amigos. Pero sin duda alguna la más hiriente fue aquella vez que por el simple hecho de hacer amigos él me tachaba de puta.

Me sentí culpable porque parecía que yo causaba todo eso y que su reacción era por mi comportamiento”.

Persona 4. Bryan Castañeda.

“Tanto así que me ha pasado como violencia, que me lleguen a pegar pues no, pero que me celan o me llegan a revisar el celular sí, pero siento que no es como por inseguridad de la mujer, siento que es como un a ver tú qué haces y a ver si yo también lo puedo hacer. Simplemente para tener un problema y de ahí se basa la agresión, de por qué la otra persona hace esto o aquello cuando realmente no estás haciendo nada, todo se queda en la imaginación de la otra persona. Sí me han vigilado, me han prohibido tantas cosas, que casi casi me privan de la libertad. No puedo salir a fiestas porque empiezan los pedos. Tampoco con amigos porque piensan que ya voy a andar de culero.

Obvio sí hace sentir mal a uno porque si te prohíben ser tú mismo pues entonces para qué estar con esa persona, o sea si yo elegí a alguien es porque me va a querer tal y como soy, con defectos y virtudes”.

Con lo expuesto anteriormente, queda para reflexionar que un noviazgo violento puede prevenirse desde el primer “síntoma” o aviso que dé la otra persona en la relación. Dejemos de idealizar que los celos, las prohibiciones o demás actos son románticos sólo porque así nos los han vendido en películas, en series televisivas o en cualquier otro medio. Todo comienza por algo muy simple, muy pequeño, pero se transforma en una enfermedad de la que muy pocas personas pueden salir de ella. Recordemos que antes de que alguien nos pueda querer, debemos querernos aún más a nosotros mismos.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s