Televisa enfrenta a la justicia en Estados Unidos.

La televisora favorita del Estado para garantizar la desinformación ha tenido algunas cosas que hacer en el extranjero últimamente. Pero esto nada tiene que ver con la calidad de sus contenidos, sino que se debe su naturaleza de empresa corrupta:

La información que dio a conocer Mientras tanto en México el pasado 10 de agosto revela que el imperio de Azcárraga tiene en puerta una demanda que se originó por “pagarle a un exejecutivo de la FIFA 15 mdd en sobornos con el fin de obtener los derechos del Mundial hasta el año 2030”.

¡Qué raro!, Televisa sobornando a una autoridad…

Al respecto también contamos con información detallada en el reportaje especial “El ‘FIFAgate’, talón de Aquiles de Televisa”, realizado por Jenaro Villamil para Proceso, mismo que fue publicado en la edición impresa 2180. También se encuentra (parcialmente) disponible en la página web de la revista (https://bit.ly/2KKAn1F):

“El 6 de agosto por la noche se conoció la versión ampliada de una ‘class action’ (demanda de acción colectiva) en contra de Televisa, presentada en la Corte del Distrito Sur de Nueva York ante el juez Louis Stanton, por haber participado en la trama de pago de sobornos para obtener los derechos de transmisión exclusivos de la Copa Mundial de la FIFA.

El despacho Kessker Topaz Meltzer & Check informó en su comunicado que presentó la demanda de acción colectiva porque ejecutivos de la televisora se involucraron en el esquema de sobornos a directivos de la FIFA (…)”

Como es de esperarse, la gente de la empresa jura y perjura que la demanda “no tiene sustento legal” (sic). Sustento es de lo que carecen sus pseudoperiodistas a la hora de aplaudir cual foca a los gobiernos neoliberales que han azotado al país, intentando (sin éxito) desprestigiar a la oposición.

“La demanda es una ampliación de la que se presentó desde el 5 de marzo pasado. El mismo juez emplazó al Grupo Televisa para que, a más tardar el próximo 15 de octubre, conteste las demandas de acción colectiva que buscan el pago de una millonaria indemnización para quienes compraron acciones de la televisora en la Bolsa de Nueva York entre el 11 de abril de 2013 y el 25 de enero de 2018.

Al darse a conocer la ampliación de la demanda, los títulos bursátiles del Grupo Televisa se desplomaron en más de 7%, para cotizarse en 54.7 pesos, y sus ADR (acciones en Estados Unidos) disminuyeron 5.33%. Según la agencia Bloomberg, es la mayor caída de las acciones de Televisa desde noviembre de 2008.”

Empieza a registrar pérdidas millonarias, ¿será que ya no podrá seguir sobornando?

Se siente desesperanza, al ver que por dinero y audiencia, estas minas de oro familiares, haciéndose pasar por medios de comunicación, son capaces de realizar tantas prácticas nefastas por generaciones. El paquete va desde imponer presidentes con ayuda de “la caja china” (véase La dictadura perfecta: https://bit.ly/1p002R2), hasta pagar una fortuna por debajo del agua con tal de ganarse, de manera indebida, el derecho de transmitir eventos trascendentes a nivel internacional, un derecho que no se ganó por calidad, sino por cantidad.

Pero no sería justo señalarlos a ellos como los únicos responsables, la corrupción es un juego que, aquí y en China, necesita como mínimo 2 jugadores.

Hay que recordar que en 2015, Joseph Blatter y Michel Platini, quienes fueran presidentes de la FIFA y de la UEFA respectivamente, fueron “suspendidos por 8 años de cualquier actividad relacionada con el fútbol” (https://bbc.in/2B6fYVi), todo por corruptelas que se resumen en sobornos millonarios. Sí, como en el caso Odebretch, solo que en México las cabezas jamás rodaron.

“La pieza clave de esta trama de corrupción, futbol y muertes sospechosas es el empresario argentino Alejandro Burzaco, exdirector general de una comercializadora de deportes llamada Torneos y Competencias. Es uno de los 42 testigos involucrados en el FIFAgate (…)”

Gracias al testimonio de Burzaco ante la Corte de Nueva York, se supo que “Televisa utilizó una filial externa llamada Mountrigi para triangular el pago de sobornos de al menos 7.5 millones de dólares,de un total de 15 millones que había acordado con los ejecutivos de la televisora brasileña O’Globo”.

Los corruptos del mundo hacen empresas con más compadres corruptos y ellos se juntan. Por desgracia, siempre que aparecen estos casos —que es muy seguido—, se torna casi inevitable pensar que nuevamente no habrá castigo, que los protagonistas de estas indignantes historias nunca aprenderán y en breve volverán con otra noticia que no pasará de hacernos enojar por 5 minutos, para luego volver a la tan nuestra “triste realidad”.

¿Pero sabes qué? A pesar de todo, normalizar la corrupción no sirve de nada, y nunca lo hará.

Lo peor que podemos hacer como sociedad es decirnos entre nosotros cosas como “la corrupción está en todos lados” o “la corrupción nunca se va a acabar”, justo antes de tener una actitud deshonesta en cualquier actividad de nuestra vida, o al menos, tratar de justificar por qué podríamos hacerlo en un futuro.

Muchos aún nos rehusamos a seguir tolerando que el dinero, la manipulación y la hipocresía sean la clave del “éxito”, sepan que el mismo resulta efímero en una sociedad tan corrompida. Sólo me queda citar una última frase (https://nyti.ms/2tiAmNQ):

“Quizá no seamos capaces de mejorar el mundo, pero al menos podemos negarnos a cooperar con uno corrupto.”

—Mariana Alessandri

Autor: Alfredo Ruiz

Estudiante de la Universidad Nacional Autónoma de México. Director de Difusión Cultural del Club de Oratoria y Debate de la Facultad de Derecho. Sígueme en Twitter e Instagram: @alfredorzmz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s