Problema de Identidad

Todo se origina con una noticia que rápidamente se adueño del interés de millones de personas hace un par de años, “El presidente Enrique Peña Nieto promulgó una reforma constitucional por la que el centro administrativo del país se convierte de Distrito Federal a Ciudad de México.”

A dos años de la promulgación de la reforma Constitucional, en un 29 de enero del 2016, se establecía que el Distrito Federal ya no existe más porque pasó a llamarse Ciudad de México, a demás de que se convirtió en una entidad federativa más del país. El fin estaba claro, la entrada de un cambio administrativo que sería de utilidad para establecer una verdadera autonomía para configurar la política local sin tener que depender en totalidad al gobierno Federal.

Antes de continuar debemos hacer una merecida mención a la Ciudad de México como un gran conjunto de identidades nacionales. Un lugar en donde se reúnen todas las costumbres y culturas mexicanas en busca de oportunidad y crecimiento. Y no solo eso, sino también se distingue como el punto favorito de reunión para millones de mexicanos para encontrarse con el que pueda ser su mejor amigo o su pareja. Asunto que presenta puntos positivos y negativos, positivos en la riqueza cultural, y negativos en la falta de oportunidad, los anillos de marginación que se trazan alrededor de la ciudad y el abandono de las ciudades de origen. Problema que busca combatir la Descentralización propuesta por el presidente electo Andrés Manuel.

Pasar a formar la entidad federativa numero 32 ¿qué implicó? De lo más importante fue la integración un modelo democrático que nos ofrece una manera autónoma de decidir sobre temas como educación, presupuesto, seguridad, justicia, necesidades, en fin “Un avance para la democracia” como se proclamaba en todos lados, y se incremento los tópicos más importantes dentro de la nueva Carta Magna de la Ciudad de México que son, la legalización de la mariguana para usos terapéuticos, la legalización del matrimonio LGBT, el derecho a la voluntad anticipada y la interrupción legal del embarazo pero… ¿Qué se les olvido?

El problema fue que este cambio solo puso la vista en una mejora administrativa, olvidándose del gran problema que ya estaba presente en esta capital, la identidad. El problema es tan grande que hoy no tenemos una manera de identificarnos como grupo sin que alguna persona se sienta excluida o incluso agraviada con denominaciones populares como ‘chilango’ o el extinto ‘defeño’.

En nuestra capital no tenemos un gentilicio con el que todos nos unamos en un sentimiento de pertenencia y orgullo. Como lo pueden hacer todos los Estados a lo largo de la república mexicana, como el Estado de Guerrero con su ‘Guerrerense’, el Estado de Campeche con su ‘Campechano’, o el Estado de Chiapas con su respectivo ‘Chiapaneco’.

En cambio nosotros tenemos 4 Gentilicios que son: Mexiqueño, Defeño, Capitalino y Chilango. Y para ser sinceros no terminan de convencer a la mayoría y pueden ser el origen del estrés y falta de empatía que vive la ciudad diariamente. Ya que en realidad no se siente en nuestra sociedad de más de 8 millones de personas una conexión de origen.

¿Por qué no convencen a la mayoría? Mexiqueño porque vendría del significado de que eres mexicano, algo que se comparte con todos los Estados de la República. Defeño ya ha sido extinto al cambiar de Distrito Federal a Ciudad de México. Capitalino: Es un gentilicio que no nos ofrece identidad, solo nos indica que estamos en una capital y Chilango el más aceptado y rechazado al mismo tiempo al no tener un origen estricto.

Concentrándome en este último por su interesante y debatido origen, a demás de su uso tanto de orgullo como despectivo la pablara ‘Chilango’ para algunos su origen radica únicamente para aquellas personas que nacieron en otro Estado del país y llegaron a vivir a la Ciudad de México. Otras personas indican que el origen de este polémico gentilicio es la palabra ‘cilanco’, que nombra a un charco salado que queda después de que un enorme río se seca; esto hace referencia a nuestra ciudad que alguna vez estuvo sobre el lago de Texcoco.

Una teoría un poco más ajustada nos indica que “chilango” era el nombre que antiguamente se le daba en los mercados a los vendedores de chiles, y que se distinguían por hablar con un tono cantado, característica que se nos atribuye. Y finalmente para otros, el nombre nació porque en épocas de la Independencia, los presos que eran transportados de la Ciudad de México a la prisión de San Juan de Ulúa en Veracruz eran atados en grupos, de la misma manera en la que los manojos de chiles (conocidos como chilangas) que eran amarrados para venderse en los mercados.

Ahora ¿Por qué ninguno considero que cumple el propósito de generar una identidad? Simplemente porque no cumple con ninguno de los requisitos que nos ofrece la Real Academia Española en sus definiciones de Identidad.

  1. f. Cualidad de idéntico.
  2. f. Conjunto de rasgos propios de un individuo o de una colectividad que los caracterizan frente a los demás.
  3. f. Conciencia que una persona tiene de ser ella misma y distinta a las demás.
  4. f. Hecho de ser alguien o algo el mismo que se supone o se busca.

Concluyo que el nombre de la ahora Ciudad de México tuvo que ser asignado por medio de una consulta ciudadana y darle más importancia al Gentilicio y así pasar, de ser el Distrito Federal a algo con más significado, más aun teniendo en consideración la riqueza cultural e histórica que nos rodea.

La sociedad le ofrece identidad a la Nación, una sociedad sin identidad en consecuencia decae, se divide y va perdiendo la dependencia a la mexicanidad.

Autor: Alexis Ramírez

Co-Fundador y Director del Semanario Revueltas. Estudiante en la Facultad de Derecho, UNAM. Presente interés en temas sociales, políticos, jurídicos y económicos.

3 thoughts

  1. Totalmente de acuerdo respecto a la consulta ciudadana para poner un nombre adecuado a nuestra Bella ciudad de México 🇲🇽
    Como siempre se nota donde estuvo la mano del ignorante Enrique Peña Nieto quien da aprobaciones sin sentido.
    La pregunta es ¿Se podrá hacer algo al respecto.?

    1. Interesante artículo, aunque someterlo a consulta se me hace algo tedioso. ¿Cómo conciliar en un referéndum algo que de factor amerita más una propuesta histórico-académica y de orden administrativo y no someterse a los grupos políticos que querrán imponer su “marca”?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s