Feminicidio ¿Igualdad o Desigualdad?

En el Modelo de protocolo latinoamericano de investigación de las muertes violentas de mujeres por razones de género,  los términos femicidio/ feminicidio se entienden como:

 

“la muerte violenta de mujeres por razones de género, ya sea que tenga lugar dentro de la familia, unidad doméstica o en cualquier otra relación interpersonal, en la comunidad, por parte de cualquier persona, o que sea perpetrada o tolerada por el Estado y sus agentes, por acción u omisión”

 

Una vez entendido este concepto, el punto importante a destacar es el tema del género, donde el cual es la razón fundamental por la cual se toma un homicidio simple contra una mujer como un feminicidio, así la legislación local en materia penal para la Ciudad de México tipifica al feminicidio como:

 

CAPITULO VI

FEMINICIDIO

Artículo 148 Bis. Comete el delito de feminicidio quien, por razones de género, prive de la vida a una mujer.

Existen razones de género cuando se presente cualquiera de los siguientes supuestos:

  1. La víctima presente signos de violencia sexual de cualquier tipo;
  2. A la víctima se le hayan infligido lesiones infamantes, degradantes o mutilaciones, previas o posteriores a la privación de la vida;
  3. III. Existan datos que establezcan que se han cometido amenazas, acoso, violencia o lesiones del sujeto activo en contra de la víctima;
  4. El cuerpo de la víctima sea expuesto, depositado o arrojado en un lugar público; o
  5. La víctima haya sido incomunicada, cualquiera que sea el tiempo previo a su fallecimiento.

A quien cometa feminicidio se le impondrán de veinte a cincuenta años de prisión.

 

Analizando este artículo es de importante trascendencia analizar las razones de género que enumera el citado artículo, donde el legislador trato de plasmar las maneras más ocupadas por los sujetos activos al momento de privar de la vida a una mujer, pero ¿Acaso un hombre no puede privársele de la vida de la misma manera que establecen estos supuestos?

La lucha por la equidad de género ha puesto a la sociedad en diversas disputas, donde se divide por géneros ocasionando choques entre grupos feministas, el Estado y la sociedad ya que justamente la tipificación del feminicidio dentro de la legislación para la Ciudad de México tiene como ratio iuris “el clamor y exigencia internacional de implementar mecanismos para prevenir, combatir y sancionar el creciente fenómeno de homicidios en contra de las mujeres, por motivo de género” (Tesis aislada de Tribunales Colegiados de Circuito, Diciembre 2012).

f20081112i-v1

Este tipo de leyes lo único que genera es una desigualdad formal en cuanto al género, añadiendo también, que entran en disputa este problema junto con la constitución que en su artículo 4to. menciona que el varón y la mujer son iguales ante la ley, pero tomando en cuenta del mismo modo el artículo 133 de la misma Carta Magna donde menciona que la Constitución, las leyes del congreso de la Unión y todos los tratados internacionales que estén de acuerdo con la misma serían la Ley Suprema de toda la Unión, generando conflicto y discusión por parte de las autoridades al momento de llegar a una justa resolución en casos que impliquen leyes para algún género es específico, y en cuanto al tipo penal la pena es exageradamente desigual cuando se pone en comparación con la sanción de homicidio (de 8 a 20 años), al igual que  toda la formulación tanto en las razones de género por las que se considera feminicidio y es por estos motivos entra en una discusión que debe interesara tanto a la sociedad y no para quienes estudian el derecho únicamente.

En especial tratando al feminicidio en la Ciudad de México, tomando como referencia los datos estadísticos de ONU Mujeres (Cuadro Anexo CA1. México: defunciones femeninas debidas a causas externas, según entidad y año de ocurrencia, 1985-2016) entre el año de 2011 (cuando entro en vigor el tipo penal de feminicidio en la legislación penal local) y el año 2016, el número de feminicidios se mantiene entre 840 y 939 de privaciones de vida a la mujer por año, destacando que en los años posteriores al tipo penal mencionado se ha bajado la tasa en unas 100 unidades en promedio aproximadamente. Se considera entonces, que esta tipificación aparte de tener una controversia formal dentro del sistema de derecho mexicano, ha sido un intento por parte de loa legisladores para tratar de poner en una igualdad a dos géneros el cual al entrar a la realidad se considera un intento fallido ya que solo ha traído enfrentamientos entre la opinión de las personas y no ha podido enfrentar de fondo el problema de violencia contra la mujer.

asamblea-legislativa-cdmx

Pero esta lucha no es solo de un género es de ambos, lo que se necesita más que una equidad formal es una equidad material por el simple hecho de que las personas somos iguales por el simple hecho de ser personas, donde los privilegios no sean justificación para poner en el mismo nivel la balanza entre algunos sectores ya sea en la vida pública o privada tanto de los particulares como de la nación y que este tipo de soluciones se enfrenten de una manera eficaz, legitima y legal evitando a toda costa la necesidad de poner en desigualdad los derechos a los cuales todas las personas tenemos acceso de manera universal, interdependiente, indivisible y progresiva.

 

“Igualdad de derechos para todos, privilegios para nadie”. 
-Thomas Jefferson-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s