Punición a modo

Un tema que ha indignado estos últimos días a la sociedad mexicana es la sentencia sobre Javier Duarte, la cual consideran inadecuada y ridícula  por los actos realizados hacia el estado de Veracruz.

Los hechos son que Duarte después de declararse culpable por los delitos que le imputan (lavado de dinero y asociación delictuosa), un juez de control federal en el reclusorio norte de la Ciudad de México decidió imponerle una pena de nueve años y una multa de 58 mil 890 pesos y una amonestación verbal para no reincidir, aparte de decomisarle  40 bienes inmuebles que estaban a su nombre.

““Por un principio de lealtad e institucionalidad que rige mi conducta sí la admito (su culpabilidad)”, respondió Duarte cuando el juez le cuestionó si aceptaba la responsabilidad por los delitos señalados

También el Senado de la República ha dado su postura y algunos comentas de ridícula, insuficiente y falta de rigor por parte de la PGR por no llevar el debido trabajo en las  pruebas contundentes y hasta en palabras del propio senador Miguel Ángel Mancera  menciona que existen varias interrogantes y entre ella ¿Por qué no se hacen valer los agravantes en las conductas de Javier Duarte?.

El Derecho Penal necesita rigurosidad, aunque se pide una mínima intervención esta tiene que ser adecuada a las circunstancias, no es que en general para todos los casos. Existen casos donde la conducta delictiva se ajusta perfectamente para algún tipo penal pero el delincuente es algún padre de familia con problemas económicos serios, o algún otra persona en situación que los obliga a tomar este tipo de conductas y los Ministerios Públicos les encuentran las pruebas suficientes para dejarlos demasiado tiempo privados de su libertad quedando familias mexicanas en la desgracia total.

Todo es una consecuencia general por la administración del actual mandatario Enrique Peña Nieto, donde también está el Nuevo Código Nacional de Procedimientos Penales, el cual es algo novedoso pero donde nuestros H. Jueces aún no están listos para este nuevo sistema y menos los Ministerios Públicos donde el mismo Código le fue útil a Duarte para  atenuar su pena por elegir un “juicio abreviado “  y también se agrega la figura del Fiscal General de la Nación, el cual es aun inestable por las mismas polémicas sobre la impartición de justicia y la persecución  de los delitos de esta naturaleza.

Pero en mi opinión esto solo demuestra que las instituciones aún no tienen cierta independencia por las autoridades superiores de las cuales ellas depende, México necesita conseguir ese sistema que le permita tener una justicia imparcial del  cual por el momento no gozamos en lo absoluto, aunque se le dé una investidura de democracia a la elección de los funcionarios de alto rango esto no es sinónimo de objetividad o de legitimidad en la institucionalización del país la cual seguirá este mismo andar lleno de corrupción hasta que el Ejecutivo Federal deje de ser la decisión firme dentro de la elección de estos servidores, cuando el Senado de la República no tenga una libre deliberación al momento de elegir entre las ternas, tal y como sucede con los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

“La gravedad de las penas debe ser relativa al estado de la Nación”
– César Beccaria –

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s