EL DEMOS Y EL AEROPUERTO

Por Rubén Reséndiz (@ruresem)

Sin permiso

Si aceptamos que se aspira a cierta normalidad democrática, entonces, todo aquello que atente contra el espíritu es, por definición, antidemocrático. En el contexto del Estado, lo público es político, y lo político es conflicto. El rumbo que toma, se hace a través del demos, en conjunto. Colectivamente hemos de deliberar cuál es la mejor opción para el conjunto en su totalidad. Ése es el faro, al menos en palabras.

El ejercicio de participación llamado “consulta NAICM” ocurrido para decidir qué hacer ante el escenario del sistema aeroportuario en México es un reflejo de la aspiración democrática a la que se apuesta. Cierto es que existen formas de mejorar el mecanismo (ya lo han puntualizado varias voces) pero lo perfectible de un proceso no invalida su pertinencia. Algunas críticas realizadas son justificadas, otras tantas infértiles (la tripa hablando), y las peores aquellas que se hicieron acompañar de un tufo racista y clasista. Sin embargo, desde el anuncio de la consulta hasta el momento en que se escriben estas líneas, en términos generales, es perceptible un avance. Hemos empezado a transitar de sólo los expertos opinan para llegar a quizá si modificamos X aspecto del ejercicio, podríamos mejorar esto.

Ante el escenario futuro y altamente probable en donde las consultas sean cada vez más socorridas, se revela un cambio en la dinámica de ciudadanizar. Pegagogía social. El mero planteamiento de un mecanismo de democracia directa es lo que obliga a todos, a favor y en contra, con matices o sin ellos, a producir más datos. Sin consultas, nadie proveé información y nadie la busca (“la decisión está tomada, ¿ya para qué?”). Con consultas, se ponen reflectores sobre un tema y se orilla al demos a hacerse de un mínimo de información con el cual emitir, al menos, su opinión. El mecanismo mismo es lo que detona la discusión en torno a lo público y con ello su necesario debate.

“Son decisiones sumamente técnicas, no deberían consultarlas con la gente que no sabe nada”, (se) repiten una y otra vez, acercándose peligrosamente a la línea fronteriza de la discriminación. La disyuntiva entre “lo técnico” y el demos es, por decir lo menos, falsa. El tecnicismo no se coloca por encima de lo político; por el contrario, debe nutrirlo. No son enemigos sino complementarios. Al menos a eso se debería aspirar. Sin embargo, vender a la tecnocracia (figura introducida a la administración pública por el ex-Presidente Miguel de la Madrid) como el garante único de la objetividad impoluta, el adalid del conocimiento puro e intentar situarlo en un plano absorto de la coyuntura es pecar de inocencia o jugar al vivillo. Ponderar lo técnico por encima de todo y venderlo como el aval de la sabiduría virtuosa, es una postura política en sí misma. El conocimiento no se abstrae de su coyuntura, ni de su momento histórico y el etiquetado galante con el que se viste usualmente esconde intencionalidades. Es por esto que se le pide al tecnicismo despojarse de la gala con la que se pavonea y revelar su leit motiv. Al final, se hará evidente que aunque lo político se vista de técnica, político se queda.

Al menos en México, se han tomado no pocas decisiones con el único insumo tecnocrático (despotismo ilustrado). Al vuelo aparecen dos temas: las pensiones y el FOBAPROA. ¿Quiénes y por qué decidieron que las pensiones debían privatizarse? ¿Había opciones? ¿Cuáles?. ¿Quiénes y por qué decidieron convertir una deuda privada en deuda pública (FOBAPROA)? ¿Había opciones? ¿Cuáles?. No hay certeza de que la decisión estuvo absorta de intencionalidad política.

Al orillar que el ejercicio de deliberación colectiva sea bajo el escrutinio público, se concreta un costo reputacional. Hacer responsable de sus palabras a quien pregone a favor o en contra de alguna postura determinada es lo sensato. Ciertamente la suma de voluntades a convencer en la democracia directa asciende exponencialmente que realizarlo sólo ante un grupúsculo de personas con poder, pero lo hace al mismo ritmo y velocidad que las consecuencias que se deriven. De este modo, no sólo la tecnocracia tendrá que plantar la cara ex-ante y ex-post; sino además, de haber errado la decisión, el demos tendrá que aprender a discernir entre información vs distractores y desestimar descalificaciones y ataques. Sólo así se desmorona la idea de que hay quienes sólo deciden y hay quienes sólo padecen.

Ciertamente cada decisión que se toma sobre lo público delinea ganadores y perdedores. No existen las decisiones neutras. Ninguna satisfará a todas las partes involucradas pues generalmente los intereses se contraponen (ej. carros y bicicletas; aeropuerto Texcoco sí o no, etc). Justo por eso, el demos deberá hacerse de los insumos necesarios para resolver la disputa naciente.

En suma, estos ejercicios de participación sirven para un triple propósito: i) que un mayor número de personas se involucren en asuntos de interés público; ii) que los actores públicos interesados asuman un costo reputacional al explicitar su postura bajo el escrutinio público; y iii) discuta, debata, politice, seduzca, convenza a la otredad; así hasta que se le haga costumbre.

COLOFÓN. Derivado de la vorágine originada algunos datos han sido opacados. Uso estas últimas líneas para insistir en tres: i) la empresa encargada de la Torre de Control del aeropuerto en Texcoco es la misma que estuvo a cargo del socavón en la pista exprés a Cuernavaca; ii) la Auditoría Superior de la Federación (ASF) encontró al menos irregularidades en 311 millones de pesos; y iii) la barda perimetral era el proyecto más sencillo del NAICM pero su entrega se hizo 300 días después y costó el doble de lo previsto.

Autor: Ruben R.

Leo y escribo. | Se rebasa por la izquierda | Son Jarocho | Me gustan las palabras con CH | Tuiter: @ruresem

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s