Perdón y justicia: AMLO frente al poder

¿Perseguir a los corruptos es un acto de venganza o de justicia? ¿Poner tras las rejas a los expresidentes pondría en riesgo al país?

El Presidente Electo, Andrés Manuel López Obrador ha recorrido distintos medios concediendo entrevistas de cara a su toma de posesión. En ellos, Andrés Manuel planteó lo que sería su proyecto de nación destacando, principalmente, las consultas ciudadanas, el tema de la Guardia Nacional, el Tren Maya y el combate a la corrupción.

Este último tema fue el que recibió la mayor debido a la entrevista realizada por la periodista Carmen Aristegui (posiblemente la mejor entrevista de las cuatro que ha ofrecido hasta el momento de escribir esta columna). Carmen cuestionó en reiteradas ocasiones la posición de López Obrador en otorgar un “perdón” a los corruptos, especialmente a los expresidentes Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y próximamente Enrique Peña Nieto.

En este contexto, AMLO argumentaba que perseguir a los expresidente podría verse como un acto de “venganza” la cual no profesa y que ello generaría una “confrontación” directa entre mexicanos. Anteriormente, en la entrevista concedida a Imagen Noticias, Ciro Gómez Leyva cuestionó dicha posición y le advirtió al Presidente Electo que ello “decepcionará a muchas personas” incluso a aquellas que estuvieron con él en los momentos más difíciles a lo que el tabasqueño respondió que tenía convicciones y que esperaba que el electorado entendería sus razones.

Volviendo a la entrevista de Aristegui Noticias, AMLO insistió que llevar a jucio a los expresidentes sólo generaría estancarse ya que él preferiría combatir a la corrupción desde el 1 de Diciembre. En este punto, Carmen cuestionó el por qué de sus razones a lo que Obrador respondió de que aquella persecución sólo “liberaría a los demonios”.

A partir de ese momento, en Twitter, ciudadanos mostraron su incomodidad ante la postura de López Obrador, bajo el HT  muchos emitieron su descontento y mostraban sus razones para llevar a cabo estos juicios. De parte de quien escribe esta columna expresé lo siguiente:

porque el pueblo decide y así funcionan las democracias. Apoyo a López Obrador pero él debe respetar la voluntad popular. No es venganza, es justicia. Por las víctimas del sanguinario Calderón, por la corrupción de Peña, por la traición de Fox.

El tema no quedó ahí  pues ya en la noche nuevamente con Carmen Aristegui pero esta vez en su programa de CNN en Español, con el Dr. Lorenzo Meyer y el periodista Julio Hernández “Astillero” el debate sobre si se deben perseguir o no a los expresidentes continuó. Por una parte, el periodista Julio Astillero  mantuvo su postura crítica ante el posible perdón de Andrés Manuel a estos personajes integrantes de la llamada “Mafia del Poder” pues de nada serviría todo el respaldo de 30 millones de votantes si no se combate a quienes llevaron a México a una situación de crisis insostenible. Además la invitación a comer por parte de Andrés Manuel a Enrique Peña Nieto solo confirma la puerta de salida a un gobierno corrupto que se iría sin pagar a la justicia.

Por otro lado, el Dr. Lorenzo Meyer argumentaba que el sólo hecho de haber enfrentado al poder económico con la cancelación del aeropuerto ya significaba un duro golpe a Carlos Slim quien durante años  ha sido el hombre fuerte en la política mexicana. Siguiendo esta línea, el Dr. Meyer puso sobre la mesa que un posible juicio sería muy difícil por decir imposible, dar pie a carpetas de investigación sería un tema complicado y llevaría mucho tiempo poder armar un caso sólido contra alguno de los expresidentes, en especial contra Carlos Salinas de Gortari quien durante décadas ha ejercido un papel importante dentro de la elite empresarial y política mexicana. Agregó que si en Estados Unidos existía el caso de J.F.K y aún no se resolvía, en México tuvimos el caso de Luis Donaldo Colosio que durante años se ha manejado la teoría de ser víctima de Salinas de Gortari. Dentro de este argumento, se entendía la posibilidad de que tratar de enjuiciar a estos personajes traería consigo consecuencias graves que incluían un atentado contra la vida de López Obrador.

Dicho lo anterior ¿Cuáles son los verdaderos motivos de López Obrador para otorgar un “perdón anticipado” a estos expresidentes? ¿Es el camino correcto para la cuarta transformación del país? ¿Dónde quedaría la justicia para las víctimas del genocida de Felipe Calderón? ¿Y las corrupciones de Fox o Zedillo? ¿Los asesinatos de periodistas en el sexenio de Peña Nieto quedarán impunes? y por el otro lado ¿Existe una amenaza latente si se lleva a juicio a Carlos Salinas de Gortari?  ¿El poder de estos personajes es tan grande que ni el propio Presidente de México puede tocarlos? ¿A qué se refiere López Obrador al decir que agradece todas “las atenciones” que recibió de Peña Nieto?

Por lo pronto, el llamado “Juicio a los ex” se pondrá a consulta (o por lo menos a eso se comprometió López Obrador) y a partir de entonces se emitirán las críticas correspondientes. Lo que es un hecho es que el pueblo quiere justicia y un perdón anticipado no lo es.

Autor: Yas a Secas

Mexicano y zurdo. Política e historia como pasiones. Correctactamente incorrecto. Licenciatura en Ciencias de la Comunicación. Creyente de nacimiento, hereje por convicción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s