Venezuela: El reto de AMLO

¿México debe desconocer al gobierno de Nicolás Maduro por la presión de Estados Unidos?

López Obrador enfrenta, probablemente, el reto más grande de la diplomacia mexicana después del muro de Trump. El conflicto venezolano ha crecido a tal magnitud que el peligro de una guerra civil se hace cada vez más presente.

En este contexto, la oposición venezolana asestó un duro golpe contra el régimen de Nicolás Maduro cuando el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, se autoproclamó presidente de aquella nación. A partir de este hecho, la comunidad internacional (empezando por Estados Unidos) se pronunció a favor de esta acción, desconociendo por completo al gobierno chavista.

De esta manera y como era de esperarse, la debilitada derecha mexicana rápidamente encontró una oportunidad para recuperar los reflectores que desde hace tiempo no tiene; diversas voces desde diferentes medios comenzaron a exigir al presidente Andrés Manuel López Obrador que emitiera su postura aprobatoria ante este hecho cosa que no sucedió pues, como ya se venía manejando, el gobierno de la Cuarta Transformación mantiene como pilar el principio de la libre autodeterminación de los pueblos y de la no intervención en asuntos extranjeros (Doctrina Estrada).

El gobierno mexicano, contrario a los deseos de Washington, ha propuesto a las partes involucradas en el conflicto venezolano, servir como mediador o punto para el diálogo. Junto con Uruguay, se pronunció a favor de la paz y que, de así requerirse, ambos países pudieran ayudar a resolver el conflicto.

Muchos de los sectores críticos de AMLO aprovecharon esto para tratar de manipular la situación y hacer ver al nuevo gobierno como una base de apoyo chavista o que simpatizaba con los dictadores. Curiosa postura, teniendo en cuenta que países como Estados Unidos, sumido en una severa crisis de gobierno por culpa de los caprichos de Trump y su retórica antiinmigrante, o Brasil, cuyo presidente abiertamente de ultraderecha persigue a las minorías, encabezan esta “lucha por la democracia venezolana”.

La postura del gobierno de Andrés Manuel debe permanecer firme ante los ataques, calumnias y provocaciones de los opositores. No puede ceder ante la presión de Estados Unidos tal y como lo hicieron los gobiernos prianistas. Debe recuperar el liderazgo que durante décadas caracterizó a México; volver a ser ese referente mundial que aboga por la paz y el diálogo. Si finalmente la disputa por el poder en el país sudamericano logra resolverse mediante acciones pacíficas y México es parte de ese triunfo gracias a que no tomó partido por ningún bando, la política exterior de Andrés Manuel podrá ser vista ante el mundo como un ejemplo a seguir.

Nadie niega la crisis política, social y económica que existe en Venezuela ni de la necesidad de encontrar una solución rápida que evite un derramamiento de sangre, peor tampoco se debería de negar la intensa campaña de desestabilización provocada desde el país de las barras y estrellas, pues esta no sería la primera vez que gobiernos latinoamericanos caen ante el poderío estadounidense.

Autor: Yas a Secas

Mexicano y zurdo. Política e historia como pasiones. Correctactamente incorrecto. Licenciatura en Ciencias de la Comunicación. Creyente de nacimiento, hereje por convicción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s