La #SemanAsecas: Descalificadoras y traiciones morenas

Desde el triste aniversario del PRI hasta la traición de Lilly Téllez.

Infelices 90 años, RIP.

El pasado lunes, 4 de marzo, el Partido Revolucionario Institucional cumplió 90 años de existencia. Aquella institución política nacida de y para el poder vive actualmente una crisis que parece no tener fin (a menos de que Morena lo impida). La derrota abrumante del pasado 1 de julio ha sumido al tricolor en una situación de emergencia total donde incluso se ha pedido la expulsión del propio Enrique Peña Nieto.

Nos costó casi un siglo acabar con él, enterrarlo, convertirlo en polvo; 90 años de autoritarismo, represión, sangre, corrupción, desapariciones e injusticias no se olvidan. Hoy el PRI es un triste partido chiquito. Que se queden así eternamente.

¿No hay alguien mejor?

Las comparecencias de las integrantes de la terna a ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación causaron más que polémica misma que ya se había desatado por la cercanía de las candidatas a Morena.

Celia Maya, a quien le preocupa “el entorno” de los niños adoptados por parejas homosexuales, demostró ser un peligro latente para los derechos de los mexicanos. Una homofóbica conservadora con tintes represivos no puede, bajo ninguna circunstancia, ocupar ningún cargo en esta ni en ninguna administración. Grave error haberla propuesto.

Por otro lado y en la misma tónica,  Yasmín Esquivel Mossa declaró “estar a favor de la vida” en el tema del aborto y aunque dijo que se someterá a lo que establezca la legislación vale la pena preguntarnos ¿Qué necesidad hay de anteponer tus opiniones personales cuando aspiras a ocupar un cargo de tal magnitud?

Finalmente, Loretta Ortíz evitó todo tipo de polémica y se limitó a decir que se sujetará a los sostenido por la SCJN.

AMLO 100 días

Aquí un pequeño resumen de los primeros 100 días del gobierno de Andrés Manuel López Obrador con las acciones más destacables:

– Canceló la megaobra de corrupción llamada nuevo aeropuerto.
– Abrió los Pinos al público.
– Le quitó la pensión a los parásitos del erario llamados expresidentes.
– Combatió a los huachicoleros.
– Vendió los faraónicos automóviles presidenciales.
– No intervino en el conflicto venezolano evitando ser peón del gobierno de Trump.
– Apoyó a miles jóvenes con becas para trabajar.
– Aumentó el salario mínimo (aunque se enoje Sergio Sarmiento)
– Redujo los exorbitantes sueldos de los funcionarios.
– Duplicó la pensión para adultos mayores.
– Abrió los archivos del CISEN.
– Canceló la mina en BCS.

Gobernadores ofendidos

Al parecer a los gobernadores les ofende más que les pongan un filtro de gato o que los reciben con abucheos en los eventos a los que el presidente acude que los miles de muertos y desaparecidos en sus estados.

Y no es para extrañar estos reclamos, desde hace décadas los gobernadores se convirtieron en pequeños virreyes al margen de la ley que ocupaban los recursos de sus estados para construir candidaturas presidenciales, apoyar a sus partidos o para permanecer en el poder mediante sus familiares o amigos.

Andresmanuelovich llega a Spotify

No cabe duda de Andrés Manuel es un gran estratega. Primero, le quitó la audiencia a la mayoría de los noticieros matutinos que manipulaban a su antojo la información. Ahora buscará quitarle seguidores a los cantantes fifís subiendo sus conferencias a Spotify. Como diría cierto candidato intelectualmente formidable:¡Nombre, un genio!

Calificadoras descalificadas

Las calificadoras que, durante el régimen neoliberal, siempre calificaban muy bien a México a pesar de los casos de corrupción e impunidad que imperaban en el país ahora advierten y “descalifican” la administración del nuevo gobierno.

A pesar de lo inmoral que esto pudiera resultar, es necesario para el equipo de Andrés Manuel tomar sus precauciones al enfrentar al monstruo económico; basta con ver el caso de Venezuela.

Lilly Téllez, traidora

Para cerrar esta columna quisiera expresar mi absoluta decepción ante la actitud de ciertos senadores de Morena quienes, en días recientes, mostraron su apoyo incondicional para criminalizar a la mujer por el tema del aborto.

De los panistas se espera y de las otras sanguijuelas partidistas no sorprende, pero que existan integrantes de un movimiento social que fomentan abiertamente la penalización del aborto es aberrante, triste, decepcionante y un insulto a la izquierda.

En especial, estas palabras van dirigidas a la senadora Lilly Téllez, quien este jueves declaró sin ningún tipo de conciencia social su rechazo al aborto y amenazó (tal y como se estilaba en las dictaduras latinoamericanas) a las mujeres advirtiendo que apoyaría una iniciativa para crimilizarlas y perseguirlas.

Desde este pequeño espacio le digo: es una vergüenza como senadora.

Autor: Yas a Secas

Mexicano y zurdo. Política e historia como pasiones. Correctactamente incorrecto. Licenciatura en Ciencias de la Comunicación. Creyente de nacimiento, hereje por convicción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s