#SemanAsecas: Y sin embargo, será militar…

El Presidente Andrés Manuel López Obrador ha declarado que el mando de la Guardia Nacional será militar.

En conferencia prensa, el Presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que el próximo mando de la recién aprobada Guardia Nacional será un militar en activo y no un civil como se había prometido. Además, el titular del Ejecutivo anunció que el nombre de este militar será revelado en los próximos días.

Ante ello, basta recordar la reunión que sostuvo hace unos días con el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos HUmanos (CNDH), Luis Raúl González, donde este último había solicitado al mandatario elegir a un civil para comandar a este nuevo cuerpo de seguridad.

En este mismo espacio, específicamente el 21 de febrero, escribí que la Guardia Nacional era un triunfo de la democracia, pues no sólo había logrado la unanimidad de la Cámara de Senadores sino que además se había escuchado a las voces que pedían la no militarización del país.

Algunas de las palabras que utilicé en aquella, ya anecdótica columna fueron:

No fue la Guardia Nacional que originalmente se planteó (la que quería Andrés Manuel) ni tampoco la anhelada por la oposición; fue, de manera general, un punto de acuerdo entre Morena (y sus aliados) y la oposición (o lo que queda de ella). El dictamen que se votó este jueves incluyó cambios significativos a la propuesta enviada por el Presidente, entre los que destacan su mando de carácter civil y tendrá una duración temporal de 5 años en lo que se conforma un nuevo cuerpo policiaco.

Lo acordado por los senadores de los diferentes partidos políticos ofrece una nueva perspectiva a la coyuntura social y política que se vive actualmente. Las tan cuestionadas organizaciones civiles, que en días recientes fueron objeto de polémica por los comentarios emitidos por Andrés Manuel López Obrador, lograron que su voz y participación fuera determinante a la hora de llegar a una resolución. Por otra parte, las críticas emitidas hacia el Poder Legislativo (de mayoría Morena) al que se le acusaba de sumiso y subordinado al Poder Ejecutivo, no tuvieron mayor fundamento pues, en un acto de pluralidad y división de poderes, logró modificar de manera importante lo que en tiempos priistas hubiera sido aprobado sin mayor contratiempos.

Es incuestionable que aquellas voces opositoras sencillamente no fueron escuchadas y, al final, si fue la Guardia Nacional que el Presidente planteó y quiso.

Asimismo, es innegable que el problema de la inseguridad en México ha alcanzado niveles alarmantes, tanto es así que el propio Andrés Manuel, después de asumir el poder, tuvo que cambiar radicalmente su discurso de campaña, en el cual pregonaba que los soldados regresarían a los cuarteles, para sostener, ahora, un retórica militar para encabezar el combate al crimen organizado.

Sería una irresponsabilidad rotunda de quien escribe estas palabras no señalar este grave error por parte de la Cuarta Transformación.

Felipe Calderón, además de robarse la presidencia de México en 2006, convirtió a este país en un cementario. Su inútil e irresponsable guerra contra el narcotráfico trajo a este país una ola de sangre que perdura hasta nuestros días,  miles de muertos y desaparecidos que perdieron el rostro y el nombre para convertirse en una mortífera estadística que ha traído un sufrimiento eterno a familias que aún no saben donde se encuentran sus hijos, esposas, madres o padres.

¿Militarizar el país es la solución? No lo creo. Desde mi punto de vista, dejarle la máxima responsabilidad de las acciones que ejecuten los nuevos elementos del orden a un militar no es otra cosa que repetir la misma estrategia fallida.

Entiendo que esto se trata de matices, que Andrés Manuel no es Calderón y que la Cuarta Transformación no es el régimen neoliberal calderonista pero en el fondo, por lo menos en el tema de seguridad, parecería tener un paralelismo casi siniestro.

Con ello no quiero decir que López Obrador encabezará un sexenio de terror tal y como lo hizo el famoso autor de la frase “haiga sido como haiga sido”, sin embargo, es necesario puntualizar que un militar, que ha sido entrenado como militar y que sabe actuar como militar no puede hacer otra cosa que ser un militar.

Una apuesta arriesgada que no podrá verse fructífera hasta no comprobarse los resultados. Y ahí viene el 2021.

 

 

 

Autor: Yas a Secas

Mexicano y zurdo. Política e historia como pasiones. Correctactamente incorrecto. Licenciatura en Ciencias de la Comunicación. Creyente de nacimiento, hereje por convicción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s