Diplomacia

La diplomacia internacional suele ser un terreno cauteloso, el cual, funge como medio por excelencia para reforzar viejos lazos con diferentes países, o en ocasiones, tensarlos aún más a conveniencia. Es justo en esta arena solemne, el lugar donde destacan con mayor sonancia las habilidades políticas y económicas del jefe de Estado.

México, es sin duda, una de las mayores sedes destinadas a la paz y al respeto internacional. De hecho, han sido contadas las ocasionas en las que en el México moderno, se han violentado los principios constitucionales inmortalizados en el artículo ochenta y nueve. Mismos que desatan una dirección de auténtico liderato humano, matizando la no intervención; la solución pacifica de las controversias, la proscripción de la amenaza o el uso de la fuerza en las relaciones internacionales; la igualdad jurídica de los Estados; la cooperación internacional para el desarrollo; el respeto, la protección y promoción de los derechos humanos y la lucha por la paz y la seguridad internacional.

Actualmente se frecuentan agresiones verbales provenientes del país a nuestro norte, mismo que es dirigido por un verdadero jayán de la polémica, el cual hará y dirá lo necesario para afectar los mercados en su favor. Es un personaje casi impredecible, manejándose carente de miedo a la incongruencia, un día nos dirá que pondrá un maldito muro y al siguiente que hacemos muy bien las cosas. Sin duda un experto en atender a sus votantes y muy pendiente a cumplir su más grande promesa de campaña, la construcción de un muro en su frontera sur, muro que servirá para evitar el paso ilegal y como menhir a la ignorancia y al racismo. Intensificándose el asunto a sabiendas de que, el no cumplir esa promesa comprometería su reelección, y eso lo vuelve capaz de declarar su frivolidad en una emergencia nacional.

En contraste el ejecutivo mexicano se ha dirigido respetuoso de los principios constitucionales, y lo más importante, se ha entendido bien del juego de Trump evitando caer en provocaciones. Curiosos son aquellos individuos que salen exigiendo caer en la incitación, asunto que pondría a México en una condición muy tensa y complicada. Situación que recaería en segundo plano considerando la ola de violencia que surgió en México en las últimas décadas.

Ser un país con una diplomática pacifista no es cosa sencilla, es vivir siendo ejemplo de evolución, es tener las puertas abiertas, es estar listos ante la emergencia internacional, y es estar comprometidos con nuestras raíces, tan mezcladas en cultura que consiguen más fuerza y frescura. México ha sido la casa, el hogar o el palacio de muchos, pero también debemos ser consientes de las muchas veces que ha sido el refugio ante la guerra o la oportunidad ante la carencia del sur.

Autor: Alexis Ramírez

Co-Fundador y Director del Semanario Revueltas. Estudiante en la Facultad de Derecho, UNAM. Presente interés en temas sociales, políticos, jurídicos y económicos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s