¿Juicios de justicia o legalidad?

La justicia ha sido un concepto utópico para el ser humano a lo largo de la historia, esta Ulpiano la define como: “la voluntad constante y perpetua de darle a cada quien lo que le corresponde”

Pero la pregunta aquí es ¿qué le corresponde a cada quién?

Personalmente siempre tuve una aspiración a la justicia en todos los aspectos, pero jamás me detuve a pensar hasta qué punto se contrapone la legalidad en los juicios. Con el paso del tiempo (dentro del litigio y fuera de él) es evidente que la legalidad en este país está por encima de la justicia, gana quien menos errores tiene, quien más contactos tiene, a quien más favores le deben, quien más dinero da; no gana quien la mayor razón tiene y demuestra.

Es lamentable el sistema de justicia que tenemos, pero peor aún es que nosotros como gobernados no dimensionemos el impacto de seguir implementando pequeños actos de corrupción para el impulso de la maquinaria jurisdiccional.

Evidente es, que el concepto práctico de justicia queda sometido a una interpretación subjetiva, por esto mismo, me parece fundamental que quienes se encargan de impartirla, deben ser conscientes de aquello que en sus manos está, no solo se trata de inmuebles, mucho menos de muebles, se trata de algo mucho más importante; las personas y todos los efectos jurídicos a los que haya lugar, su esfera jurídica y sus medios de protección a los ya señalados.

Nosotros como nuevas generaciones, debemos crear un nuevo panorama en el ámbito jurisdiccional, no olvidar nuestras responsabilidades (esto no solo en el sentido laboral, también moral, ético, escolar, etc) debemos primero, tener en cuenta la percepción que hasta hoy día tenemos de la jurisdicción, segundo, erradicar todos aquellos actos que siguen dañando a las Instituciones y tercero, una vez hecha la consciencia individual y colectiva, desempeñar un papel (en todos los ámbitos) pues queda claro que la justicia no solo se presenta en el órgano jurisdiccional, se presenta en la familia, en la escuela, en el trabajo. Está inmersa en nuestra vida cotidiana y desde ahí, es donde debemos entenderla.

Autor: Andrea García Elías

Activista de los DESCA y los DH. Estudiante en la Facultad de Derecho, UNAM. Twitter: @AndreaGarcaEla1 Facebook:Andrea García Elías

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s