Mi Gober Precioso

Es el 16 de diciembre de 2005 en Quinta Roo una camioneta es detenida, abordo viajaba la Periodista Lydia Cacho, sus captores se identifican como agentes de la policía judicial de Puebla, después de intercambiar algunas palabras alzadas de tono con lujo de violencia suben a la periodista a una unidad policíaca para trasladarla a la ciudad de Puebla ¿su delito? Haber dado a conocer las inmundicias de un estado, de un grupo de personas que creen estar por encima de la moral y la ley; Durante el trayecto la periodista es torturada, golpeada y amenazada por los agentes quienes no paraban de mencionar que abusarían sexualmente  de ella por andar de boca floja, que la matarían por meterse en donde no debe y con quienes no debe. Lydia al ser una mujer fuerte no se dejó intimidar y en todo tiempo abogo por sus Derechos Humanos, sin saber ella que el infierno apenas comenzaba.

La raíz de todo lo sucedió es un libro escrito por la periodista en 2003 titulado “Los demonios del edén” el cual abre una cloaca, pues en sus más de 224 páginas Cacho expone las barbaridades cometidas por varios empresarios y políticos en donde nombres como los de Succar Kuri y Kamel Nacif son expuestos como líderes de una red de prostitución infantil, los cuales con engaños, amenazas y extorsiones abusaban sexualmente de niñas que iban desde los 4 a los 15 años de edad.

En los diversos relatos del libro Chacho plasma el sentir y el sufrir de diferentes almas que pedían con grito desesperado justicia y paz, pues sus demonios con todo lujo de hostigamiento las mantenían calladas y amenazadas con supuestos vídeos pornográficos que tenían de ellas, culpándolas en todo momento, exponiéndolas como que eran unas ‘Putas’ y ‘que bien que les gustaba.’

En 2005, Nacif denunció a Lydia Cacho por difamación y calumnias, luego de que su nombre apareciera en el libro pues en este se relata como el empresario organizaba fiestas en las cuales abusaba y pervertía a menores de edad. Esto hizo que las ‘autoridades’ poblanas levantaran el acta correspondiente para la búsqueda y detención de Lydia, pues en un país donde decir la verdad es delito las autoridades si actúan de manera inmediata, debido a que en donde impera el amiguismo, el autoritarismo y la corrupción no existe Justicia ni Libertad.

Cacho fue detenida durante 30 horas en las cuales sufrió todo tipo de abusos a sus derechos, por parte de las autoridades poblanas, algo que Nacif aplaudió pues en un audio filtrado se logra apreciar cómo se burla de lo sucedió, diciendo que “lleva esposada 20 horas y que si quiere orinar que se orine encima”, además el empresario hace gala de su poder he influencia que tiene con el Gobernador de ese entonces Mario Marín o mejor conocido como ‘El Gober Precioso’ pues de esa manera se refirió Nacif a él en una llamada telefónica que le hizo para agradecerle por haberle dado “unos coscorrones a esa vieja cabrona” además como muestra de amistad le ofreció el regalarle una botella de coñac.

Después de una intensa búsqueda y movilidad por parte del equipo de la periodista es puesta en libertad tras pagar una fianza de $106,000 pesos, no sin antes torturarla en los separos de la procuraduría de puebla en donde la obligan a desnudarse, la golpean y vejan; por el hecho de darle voz a toda y todos aquellos que no podían ser escuchados, por decir lo que nadie quiere oír, por ver lo que otros ignoran, por ser con todas las letras de la palabra una: ¡Heroína! Hoy por hoy los abusos y las violaciones siguen, pues muchos de los involucrados se han escondido como cobardes, esos hombres y mujeres que se han sentido omnipotentes ante la ley y la sociedad, deben ser llevados frente a la justicia para que esta determine, para que paguen por el autoritarismo por las vejaciones que han cometido pues en esta vida todo tiene un fin y está en nosotros como Ciudadanos de esta Nación el jamás callar, el dar voz a quienes no pueden hablar, “pues aquí estaremos como siempre en nuestros puestos de combate. El martirio nos ha hecho más fuertes y más resueltos, que nuestras melenas floten al aire a los soplos de la tragedia y la verdad, pues impacientes nuestros fusiles en el papel yacen, escribiendo los versos de libertad y de justicia”

Autor: Zinedine Martínez.

Artículista en el Semanario Revueltas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s